Conceptos Básicos de ITIL

El curso ITIL® Foundation nace con la idea de ofrecer una pequeña introducción al conjunto de Mejores Prácticas de ITIL®, también conocido como Information Technologies Infraestructure Library.

Su objetivo primordial es ofrecer a los usuarios hispanohablantes una referencia a la que puedan aferrarse y a partir de la cual empiecen a iniciarse en los métodos y conceptos de ITIL®.
Continue reading “Conceptos Básicos de ITIL”

POLÍTICAS Y DISPOSICIONES PARA LA ESTRATEGIA DIGITAL NACIONAL Y MAAGTICSI

Manual

http://www.normateca.gob.mx/NF_Secciones_Otras.php?Subtema=61

Política tic/maacticsi

iso 9000

ISO 9000 es un conjunto de normas sobre calidad y gestión de calidad, establecidas por la Organización Internacional de Normalización (ISO). Se pueden aplicar en cualquier tipo de organización o actividad orientada a la producción de bienes o servicios. Las normas recogen tanto el contenido mínimo como las guías y herramientas específicas de implantación como los métodos de auditoría. El ISO 9000 especifica la manera en que una organización opera sus estándares de calidad, tiempos de entrega y niveles de servicio. Existen más de 20 elementos en los estándares de esta ISO que se relacionan con la manera en que los sistemas operan.

Esta familia de normas apareció en 1987, tomando como base la norma británica BS 5750 de 1987, experimentando su mayor crecimiento a partir de la versión de 1994. La versión actual data de 2008, publicada el 13 de noviembre de 2008.1

La principal norma de la familia es la ISO 9001:2008: Sistemas de Gestión de la Calidad – Requisitos.

Otra norma vinculante a la anterior es la ISO 9004:2009 – Sistemas de Gestión de la Calidad – Directrices para la mejora del desempeño.

Las normas ISO 9000 de 1994 estaban principalmente dirigidas a organizaciones que realizaban procesos productivos y, por tanto, su implantación en las empresas de servicios planteaba muchos problemas. Esto fomentó la idea de que son normas excesivamente burocráticas.

Con la revisión de 2000 se consiguió una norma menos complicada, adecuada para organizaciones de todo tipo, aplicable sin problemas en empresas de servicios e incluso en la Administración Pública, con el fin de implantarla y posteriormente, si lo deciden, ser certificadas conforme a la norma ISO 9001.

Con el fin de ser certificado conforme a la norma ISO 9001 (única norma certificable de la serie), las organizaciones deben elegir el alcance que vaya a certificarse, los procesos o áreas que desea involucrar en el proyecto, seleccionar un registro, someterse a la auditoría y, después de terminar con éxito, someterse a una inspección anual para mantener la certificación.

Los requerimientos de la norma son genéricos, a raíz de que los mismos deben ser aplicables a cualquier empresa, independientemente de factores tales como: tamaño, actividad, clientes, planificación, tipo y estilo de liderazgo, etc. Por tanto, en los requerimientos se establece el “que”, pero no el “como”. Un proyecto de implementación involucra que la empresa desarrolle criterios específicos y que los aplique, a través del SGC, a las actividades propias de la empresa. Al desarrollar estos criterios coherentes con su actividad, la empresa construye su Sistema de Gestión de la Calidad.

En el caso de que el auditor encuentre áreas de incumplimiento, la organización tiene un plazo para adoptar medidas correctivas, sin perder la vigencia de la certificación o la continuidad en el proceso de certificación (dependiendo de que ya hubiera o no obtenido la certificación).

Un proyecto de implementación, involucrará, como mínimo:

  • Entender y conocer los requerimientos normativos y como los mismos alcanzan a la actividad de la empresa.
  • Analizar la situación de la organización, dónde está y a dónde debe llegar.
  • Construir desde cada acción puntual un Sistema de Gestión de la Calidad.
  • Documentar los procesos que sean requeridos por la norma, así como aquellas que la actividad propia de la empresa requiera.
La norma solicita que se documenten procedimientos vinculados a: gestión y control escrito, registros de la calidad, auditorias internas, producto no conforme, acciones correctivas y acciones preventivas.
  • Detectar las necesidades de capacitación propias de la empresa.
Durante la ejecución del proyecto será necesario capacitar al personal en lo referido a la política de calidad, aspectos relativos a la gestión de la calidad que los asista a comprender el aporte o incidencia de su actividad al producto o servicio brindado por la empresa (a fin de generar compromiso y conciencia),proporcionando herramientas de auditoría interna para aquellas personas que se desempeñen en esa posición.
  • Realizar Auditorías Internas.
  • Utilizar el Sistema de Calidad (SGC), registrar su uso y mejorarlo durante varios meses.
  • Solicitar la Auditoría de Certificación.

Las normas ISO se clasifican en ISO 9001,9002,9003,9004 ISO 9001

 

RFID innovation has blue cheese in its sights

By Charlotte Eyre

Radio frequency identification (RFID) has now been adapted to track Spanish blue cheese as it travels along the food chain.

A team of scientists from the University of Dortmund department of logistics, said yesterday that they have developed a method of tracking and tracing the production of “Queso Cabrales”, a blue cheese from northern Spain.As stricter laws force companies to invest in ways of tracking the food they sell, RFID is becoming a necessity not only for large, international companies, but also a for smaller, family-owned businesses.Cheese-makers using the new system will be able to put an RFID transponder on the product, which is then replaced by a serial number during packaging.“The goal of the project is to develop a reliable labelling for each individual cheese which is applied at the first stage of production – filling the raw milk into the mould –  survives the ripening process and finally follows the cheese on the wrapping into food shops,” said Thomas Jansen, who led the team in its experiments.

Customers purchasing the cheese can then use the serial number to track the stages of its journey to their table. The number will allow them to identify which farmer supplied the milk, when the cheese was produced and for how long the cheese was in the ripening cellar.

During the development of the new system, the scientists had to deal with problems such as using RFID on fresh cheese, and creating a transponder that survives the ripening process, Jansen said.

RFID was created in response to the EU guideline 178/2002, he added. This legislation stipulates that all companies in the food and feeding stuff industry have to completely track and document the flow of their ingredients, including the food as well as materials and wrappings coming into contact with the food.

“And these European guidelines don’t make exceptions for the small farmers in Asturias”, he said.

RFID uses a wireless system that helps enterprises track products, parts, expensive items and temperature-and time-sensitive goods. Transponders, or RFID tags, are attached to objects. The tag will identify itself when it detects a signal from a reader that emits a radio frequency transmission.

Each RFID tag carries information on it such as a serial number, model number, colour, place of assembly or other types of data. When these tags pass through a field generated by a compatible reader, they transmit this information back to the reader, thereby identifying the object.

The use of RDID along the food chain is set to rise to $5.8bn (€4.3bn) in 2017, and it will become most important new food technology, according to a new report by IDTechEx.